¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 60 el Vie Sep 02, 2016 5:39 am.
Afiliados Hermanos 03/04

Directorio 06/12
Afiliados Elite 44/45


Créditos del Foro
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» La historia del foro así como sus personajes canon son de autoría original de la fundadora Mia LeBlanc, con ayuda del Staff.
» Tablillas Originales del foro pertenece a Vladimir Drgotzky y son de uso exclusivo para este foro.
» Gráficos editados y Tablón de Anuncios son obra de Lyuva LeBlanc, uso exclusivo.
» Todo lo aquí señalado es para uso exclusivo de este foro, cualquier sustracción total o parcial sin el consentimiento de los administradores sera debidamente denunciado ante Foroactivo, con las consecuencias correspondientes.
»¡¡Se original y no robes el trabajo de los demás!!
» Se agradece de manera especial a: Mikae, Hardrock, Maika, Savage Theme (foro y tumblr), Serendipity y al foro de ayuda de Foroactivo por sus tutoriales y resolución de dudas.
» LIMPIEZA DE AFILIACIONES: 18/11
.

So darkness I became | Amelia M.

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

So darkness I became | Amelia M.

Mensaje por Skender Drăghicescu el Dom Ago 14, 2016 8:17 am

Recuerdo del primer mensaje :


Después de su desagradable encuentro con la señortia Lucy, Skender necesitaba distraerse. Tantos años de noches interminables le habían otorgado tiempo para aprender a dominar muchas artes, y entre ellas estaba la pintura. Consideraba que la figura femenina era digna de inmortalizarse, y una pintura sin firma jamás dañado a nadie.

Tenía la costumbre de persuadir mujeres para que le acompañaran hasta su residencia y que se dejaran ser fotografiadas por él, pero después de los hechos recientes sus nervios no no estaban en condiciones de establecer mayores conversaciones con desconocidas. No quería persuadir a nadie, no quería fingir que le importaba la existencia de alguien más: sólo deseaba pintar. Y para eso necesitaba fotografías de guía, por lo que contrató los servicios de una modelo que, en la "ciudad de la moda", no fue difícil de conseguir, y mucho menos por la modesta cantidad de dinero que ofrecía por un par de tomas en lencería negra. La modelo sólo debía cumplir con dos condiciones especificadas en una llamada:

La primera era que la sesión debía ser durante la noche.
La segunda era que él se quedaría con las fotos.

El vampiro no simpatizaba con la idea de dejar entrar una extraña a su dormitorio, por lo que alquiló una habitación extra en el hotel únicamente para aquella actividad de caracter artístico y acotó que la modelo podría pasar la noche allí si lo deseaba.

Se encontraba configurando los ajustes en su cámara cuando escuchó dos golpeteos en la puerta. Sin voltearse profirió la palabra "adelante" en un francés perfecto y continuó en su actividad. Vestía una camiseta negra con cuello en "V" y unos jeans del mismo color medianamente ajustado. Se deleitaba con la simpleza de ropa contemporánea, era muy cómoda y nada como los densos trajes que solía vestir en el siglo XIX.

—Buenas noches, señorita Mijalkov, puede dejar sus prendas en el baño—
su actitud era distante y su metro noventa y cuatro de estatura lucía imponente en la habitación. No se detuvo a darle un vistazo a Amelia—. Allí se encuentra su cambio, ropa interior negra, como se lo indiqué en nuestra llamada. Apenas esté lista, siéntase tan cómoda como pueda en la habitación.

Había un tono descolocante en su voz y en su rigidez. Por lo general los fotógrafos intentaban congeniar con sus modelos para hacerlas sentir cómodas, en especial cuando se trataba de sesiones en ropas menores, pero Skender, en medio de un sádico deseo, buscaba todo lo opuesto.

Skender Drăghicescu
Vampiros 1

Volver arriba Ir abajo


Re: So darkness I became | Amelia M.

Mensaje por Amelia Mijalkov el Jue Sep 15, 2016 6:41 am

Sonreí levemente al escuchar su voz asintiendo en un par de veces –Perfecto, será Skender. Y por favor, siéntase libre de no tratarme de usted si así lo desea– me sentía mas cómoda si no había tanta formalidad a pesar de que este era un trabajo en donde la formalidad era necesaria en mas de un par de ocasiones. También entendía que a el le podría gustar mucho mas el dirigirse a mi por la formalidad, solo le daba una opción si es que deseaba tomarla y que se sintiera libre de hacerlo.

Mordí mi labio levemente pensando en que era lo que podría legar a suceder si le decía pero ¿qué tan malo podría ser? No creía que era tan malo pues lo peor ya había llegado. –El creer que perdía a una de las personas mas importantes en mi vida– tome un breve respiro –Cuando la creí muerta simplemente me quise “refugiar” encontrar una salida y esa salida la encontré destruyéndome. Por lo menos había pensado que era una salida.– Tal vez esto me ayudaría ya que sacar algo que tenia tan para mi me destruía de una forma u otra. Decirlo en voz alta podía liberarme de cada una de las cosas. El humo y la nicotina era algo bueno que extrañaba en ocasiones y algo que podría controlar, esto podría controlarlo y para cuando deseara, en este caso, cuando me lo pidieran. –Un gran gusto musical señ… lo siento, Skender.– Ahora todo lo que quería pensar era en la sesión, tener mi concentración puesta en un cien porciento para que todo saliera a la perfección.

–Parece que no soy como todas las modelos, por lo menos me gusta pensar eso–. No era mucho de hablar de ese tipo de trivialidades aunque eran importantes en ocasiones. Era importante en este mundo pero había a personas que no les importaba y era bueno tener mas temas que solo lo banal. –Si, mi padre, madre, hermano y hermana. Yo soy la mas joven de los tres–. A pesar de no hablar tanto con mis padres sabia que estaban bien y eso era algo que me importaba y era bueno.

Sonreí ante aquella interrogante pues no sabia si llegaría a hacerla –Tomas nuevas propuestas siempre es bueno, aunque es cierto que podría ser algo aventurado al no conocerlo con anterioridad pero ¿qué podría ser de la vida sin tomar riesgos o vivir nuevas experiencias? Y no quería perderme la ocasión de conocer a aquel hombre que tan misteriosamente me contacto así que, también podría decir que fue curiosidad–. Como cualquier humano era curiosa con ciertos aspectos de la vida.
Amelia Mijalkov
Humanos 3

Volver arriba Ir abajo

Re: So darkness I became | Amelia M.

Mensaje por Skender Drăghicescu el Vie Sep 16, 2016 10:58 am


—Con gusto, Amelia. Aunque debo confesar que tengo ciertas manías de antaño— hizo una mueca—, por lo que me disculpo en anticipación si se me escapa alguna cortesía de ese tipo— frunció el ceño, esbozando  después una sonrisa. Estaba claro que Skender Draghicescu no era como el resto de los hombres, desde su manera de caminar hasta su selección de palabras emanaban que no pertenecía a esta época. Sin embargo, su ropa y sus tatuajes lo ubicaban justo en la actualidad. Era una imagen contradictoria y exactamente la que él deseaba comunicar—. También puedes tutearme— se mordió el labio inferior, como si estuviera pensando algo con detenimiento—, especialmente ahora que te pediré, por favor, viertas el whiskey sobre tu pecho.

La visitón artística del señor Draghicescu era, sin duda, algo extraña pero la petición que le había hecho a la señorita Mijalkvo tenía razones que no solo se anclaban en el disfrute visual: quería pintar el líquido, un elemento bastante engañoso en el lienzo. Él sólo quería explorar las luces....y la voluntad de Amelia

—Pero no puede escapar de algo que está en su mente— murmuró, con la cámara cubriéndole la mitad del rostro—¿Cuales fueron sus vicios?— el cuestionamiento salió como lo más natural del mundo, sin tensión ni demasiada curiosidad impresa en sus sílabas. El vampiro, después, le dedicó una sonrisa a la humana y profirió un sencillo "gracias".

Quiso decirle que era profundamente egocéntrico considerarse "diferente" al resto, ¡algo tan propio de la especie humana! Luchando siempre por destacar, creyendo que cada pensamiento es propio y no forjado en los intereses de los más dominantes. Sin embargo, se tragó sus palabras y en su lugar, decidió mostrar la más convincente gentileza.

—Estoy de acuerdo— y sonó otro "click" de la cámara. El señor Draghicescu asintió y a continuación alejó el dispositivo de su cuerpo para enfocarse, entonces, en la voz de Amelia Mijalkov. Era curiosa—. Qué interesante selección de palabras, señorita Mijalkov. Tiene usted razón. La vida, en sí misma, es un riesgo— se humedeció los labios—, para todas las especies, ¿lo sabía? Se presa, o predador— se corrió un mechón de cabello hacia atrás, observando con atención las piernas de Amelia, recorriendo a continuación toda la extensión de su cuerpo con la mirada—. Algunos existencialistas podrían diferir de esto, ¿le gusta le filosofía?—no esperó una respuesta— La tesis es que no existe una naturaleza, ningún impulso conducido por factores biológicos. Eso implicaría que el humano, por ejemplo, tendría la libre elección de cazar o ser cazado— chasqeó a lengua—¿Cree usted que los humanos se encuentran sobre el resto de las especies?— inclinó la cabeza hacia un lado, esbozando una sonrisa torcida. Skender Draghicescu había dejado que sus pensamientos se exteriorizaran, que su vorágine de premisas filosóficas y ensayos doblados llegaran, en una mínima expresión, a la señorita Mijalkov. Entonces, su sonrisa perdió el tinte siniestro y se hizo más torpe—. Discúlpame. Peco al escuchar demasiado y puedo ser algo denso. Como te dije, se me escapan los tratos formales. Ha de ser eso una gran decepción sobre el "misterioso hombre" que te contrató volvió la cámara a su rostro y luego la soltó, como si algo repentinamente se le hubiera ocurrido—. Entonces, con el fin de estimular tu curiosidad, ¿qué opinas de darle a las fotografías un tinte más sangriento?— alzó una ceja. Sabía perfectamente que su propuesta había tenido una inclinación muy ambigüa, ¡y le encantaba!

—Tengo algo de sangre falsa, que reservaba para otras fotografías, pero creo que irá excelentemente con estas.

Skender Drăghicescu
Vampiros 1

Volver arriba Ir abajo

Re: So darkness I became | Amelia M.

Mensaje por Amelia Mijalkov el Sáb Sep 17, 2016 2:23 am

Era alguien bastante formal, pero por sus gustos parecía una persona con bastante educación las cuales ya no encontrabas de forma fácil en estos tiempos pues ser educados era lo que menos les importaba a las personas, solo se preocupaban por que se hicieran las cosas que necesitaban. –No hay porque preocuparse, es difícil encontrar personas tan educadas en estos tiempos. Así que me alegra encontrarme con una persona educada–. La educación era parte necesaria y buena en mi trabajo para con los demás pero eso no significaba que los demás fuera educados conmigo en ciertas ocasiones. Sonreí mordiendo levemente mi labio cuando el me pide que vierta en wisky sobre mi pecho –Muy bien, lo que desees– sin mas para comenzar a verter aquel liquido sobre mi pecho, de forma lenta, dejando que el liquido recorriera y acariciara mi piel, sintiendo la temperatura de este.

No era para mi nada fuera de este mundo pues el era la persona que me contrato para hacer este trabajo y seguir que no seria el ultimo en pedirme esto, entendía que todo lo pedía por alguna razón que tal vez yo desconocía pero, en cierta forma entendía que el captar ciertas cosas era especial para algunas personas pues al igual que Skender la fotografía era algo que me gustaba. Todos captábamos cosas diferentes y esto podría ser lo que sucedía.

Continúe posando para la cámara, para el ojo del señor Skender, pero cuando me pregunto de mis vicios mi corazón se acelero un poco pues, eran bastos si se separaban –Vicios por los que cualquiera caería hasta el fondo. Alcohol, drogas, sexo…– no me era ajeno hablar sobre estos temas pues era algo que sabia, sin embargo me era mas difícil decírselo a mi familia que a un desconocido puesto que creía que no tendría mucha relevancia en su vida como lo tendría en la de mi hermana. Lo observe, observe su sonrisa por unos segundos antes de regresar a hacer mi trabajo.

“Para todas las especies, eso era lo que había dicho y de forma automática recordé que mi hermana me había comentado que no solo éramos los humanos los existentes en este lugar, sino que también otras especies, otras criaturas ¿acaso el señor Skender sabría algo de eso? Tal vez si, después de todo, tampoco podía ser la única humana que supiera aquello. –¿Y entre nosotros quien seria la presa y el predador?– me daba curiosidad su respuesta, pues si el pensaba así seguro que también tendría una visión de quien tenia cada papel en este momento. Antes de poder responder el continuo hablando y lo que mas me llamo la atención fue su pregunta, su gesto me dio a mi interpretación algo mas ¿una burla al creer que estábamos solos? No quería sacar conclusiones premeditadas. –Estoy segura que no es así, incluso, podría decir que nos encontramos bajo muchas de estas. Creo que el simple hecho de pensar que somos la cabeza de todo es algo ilógico, por no decir y discúlpame, estúpido, el creer que somos superiores cuando no es así–. No sabia muchas cosas sobre este nuevo mundo pero lo poco que conocía me hacia cambiar mi visión; vivíamos en un mundo desconocido. No logre reprimir una risita al escucharlo –Para nada, me gusta que hables. No tienes que limitarte por mi de ninguna forma, siempre es bueno escuchar nuevas ideas y percepciones de las cosas. Y no me decepcionas en lo mas mínimo– lo observe unos segundos ante aquel cuestionamiento en el cual no había pensado.

–No tengo ningún inconveniente con ello, puede resultar interesante así que ¿por qué no hacerlo?– Las ideas y propuestas nuevas eran algo que me agrava bastante pues siempre era bueno salir de la rutina y seguro que si lo sugería era por algo especial, algo que le daría mas sentido a la fotografía, un mejor ángulo o colores a la imagen.
Amelia Mijalkov
Humanos 3

Volver arriba Ir abajo

Re: So darkness I became | Amelia M.

Mensaje por Skender Drăghicescu el Sáb Sep 17, 2016 3:41 pm


El vampiro asintió y esbozó una sonrisa ante la amable receptividad de la modelo. Le gustaba que Amelia estuviera dispuesta a intentar cosas que no ajustarían demasiada lógica para la mayoría, como llenarse el pecho de whiskey. Tal acto llenaba de erotismo las fotografías, y le emocionaba imprimirlo sobre el lienzo.

Escuchó el latido de su corazón. Advirtió que se aceleraba y supo que había tocado el punto correcto. Sus vicios, terribles males que habían llegado después de la casi-muerte de su hermana. Frunció el ceño y se humedeció los labios, observándole con detenimiento.

—Es una lástima, señorita Mijalkov. El sexo no debería ser, por ningún motivo, un mal vicio sino todo lo opuesto— volvió los ojos al lente y presionó el botón de la cámara una vez más—. Algunas corrientes de pensamiento lo catalogan como un "catalizador de energía", algo mágico incluso. Al igual que ciertas drogas, es capaz de mostrar cosas que la pesada racionalidad nos esconde— sonrió—. Una vez salí con una mujer que afirmaba ver a Baphomet cada vez que tenía un orgasmo— soltó una risa—, y esa fue una pieza de información totalmente innecesaria—hizo una mueca, abriendo bien los ojos y sonriéndole de nuevo.

La expresión del vampiro adoptó un tinte más arrogante, que jugaba con lo sardónico y sombrío mientras le escuchaba cuestionarle.

—Apostemos al existencialismo y supongamos que ambos podemos elegir, ¿qué quieres ser tú, Amelia?— cada palabra había salido con especial premeditación. Skender Draghicescu, como buen tramposo, adoraba los dobles sentidos y significados dudosos. Se mordió el labio inferior en una sonrisa colgada de su derecha— Inteligente— terminó juzgando—. Es un alivio escuchar eso. También disfruto de sus opiniones— asintió y dejó la cámara sobre una mesa en la habitación. Se acercó imponentemente hacia un bolso que yacía en una silla y sacó un frasco de vidrio negro. No tenía etiqueta alguna y lucía diminuto en las manos de Skender que sujetaban, también una cinta de terciopelo negro. El vampiro volvió con entusiasmo hasta donde se encontraba la modelo y la despojó del vaso de whiskey. Sólo entonces, en suz voz más profunda y usando el poder de la compulsión a través de sus ojos verdes, le ordenó: —. Es lo mejor que has podido probar.

La señorita Mijalkov no podría resistirse, no podría proponer objeción alguna ni quejarse. La compulsión de un vampiro puede doblar hasta una voluntad de titanio.

—Tómalo, descuida la pulcritud— extendió el frasco negro hacio los labios de la rusa, deseando desde el fondo de su ser observar como esa ración de O positivo corría sobre su pecho. El aroma que desprendía la sangre se hacía cada vez más embriagado y quizás fue eso, en combinación con el carmesí que percibían sus ojos, lo que hizo lucir a Amelia Mijalkov total y profundamente exquisita.

Skender Draghicescu  tomó una bocanada de aire y acercó su diestra a la mandíbula femenina.

—Espera, tienes algo ahí...—frunció el ceño. A continuación sus dedos giraron el rostro de Amelia para que sus miradas se encontrasen de nuevo y como antes, usó la compulsión para obtener lo que deseaba—. Vas a dejarme beber de ti. Lo olvidarás cuando termine. No cuestionarás las marcas pero no dejarás que nadie más las vea.

Se lamió los labios y sujetó los frágiles hombros de la mujer. Descubrió su cuello y clavó los colmillos, con precisión quirúrjica, en la delicada piel de la modelo, llenándose la boca de un líquido dulce que calmaría su sed, que lo llevaría a un éxtasis experimentado únicamente cada vez que se alimentaba, que la haría suya.

¡Los humanos le llamaban Paraíso, Valhalla, Dios o Nirvana! Para él, era sólo sangre, fuente de entera satisfacción y arrebatador placer.

Los colmillos se separaron de la piel humana y el vampiro se limpió los labios con el reverso de la mano. Cogió la cinta negra que antes había quedado en la cama y la ató alrededor del cuello de Amelia Mijalkov.

—Último detalle, Amelia— susurró, con una sonrisa todavía adornándole el rostro—. Podemos continuar con las fotos— y con el corazón latiéndole más rápido de lo normal, volvió a buscar la cámara.
Skender Drăghicescu
Vampiros 1

Volver arriba Ir abajo

Re: So darkness I became | Amelia M.

Mensaje por Amelia Mijalkov el Lun Sep 19, 2016 2:56 am

Esta noche parecía correr bastante rápido, no tenia ninguna noción sobre el tiempo que me había encontrado en el lugar y no era algo que fuera algo que me importara mucho puesto que tan solo me bastaría caminar un poco para regresar a mi habitación. Puede ser que esa era la razón mas fuerte por la cual no me importaría, en este momento estaba bastante despierta a lo contrario de lo que se esperaría por trabajar de noche pero, con el tiempo me había aclimatado a cada una de las situaciones que ocurrían sin importar el lugar, momento o persona con la que me encontrara. Era alguien profesional y como tal lo dejaría en claro.

Había tocado un punto clave en esto, ese punto que me ponía a pensar que hubiera pasado de haber sabido que mi hermana seguía conmigo, tal vez todo pudo ser diferente pero no era de esa forma, no podía cambiar el pasado y tenia que vivir con esos vicios, con esos demonios (como mis padres solían llamarlos) los llevaría conmigo y el recuerdo de todo. No quería pensar mucho en ello pero, no podía simplemente evitarlo. Escuche con atención cada una de sus palabras pero cuando llego a la ultima parte no pude evitar sonreír abiertamente –Puede que tenga razón pero, existen motivos por el cual se considera un vicio, cuando dejarlo es difícil, solo piensas en ello y quieres mas a cada momento… por eso me han dicho que es un mal vicio– tal vez esa información no le importaba del todo pero era la primera vez en mucho tiempo que hablaba de forma tan abierta sobre todo eso –Una pieza de información bastante interesante, diría yo– no había sido demasiado de contar mi vida sexual pero tampoco era algún tema incomodo para mi por lo que el comentario sobre aquella mujer tampoco me molestaba.

Este teman me centro mas en mi, mis movimientos, mi respiración, el vaivén de mi pecho gracias a esta. Miles de cosas que tenia que sacar de mi mente pero, incluso esto podría ayudarme a algo; darle a Skender la mejor parte de mi para poder plasmar en las fotografías.

–Me gustaría ser, supongo como cualquiera, el predador. Sin embargo, eso no quiere decir que lo sea pues estoy segura que podría ser una presa para cualquiera. No nos gusta que nos den caza y preferimos vernos como el mas fuerte aunque no lo seamos ¿tu elegirías ser el predador?– no me gustaba sentirme como la presa, una presa débil que tardeo o temprano caería ante otro. Una sonrisa se dibujo en mis labios pues me alegraba que no lo aburriera al hablar tanto sobre las cosas, muchos preferían que la modelo quedara en silencio pero la sola libertad de poder hablar era mas relajante. Le di el vaso a Skender sin poner resistencia. Por primera vez veía a Skender fijamente a los ojos pero fue esa voz, esa voz fue la que me hizo perderme y sumirme en algo indescriptible.

Fue inmediata mi acción, tras cada palabra que Skender pronunciaba yo obedecía sin pensar en nada mas, solo quería realizar lo que el me ordenaba. Tome el frasco he hice lo que Skender había ordenado. Sentía aquel liquido recorriéndome de forma lenta, como se deslizaba por mi piel de poco a poco dejando un camino rojo sobre la blancura de mi piel. Sin embargo no era algo de relevancia o importancia para mi, todo lo que pensaba era en realizar las acciones deseadas por el hombre de la habitación.

Sentí el contacto del contrario lo cual me hizo mirarlo fijamente a los ojos una vez mas, escuchando sus palabras con detenimiento. No hable en ningún momento pues no quería ser imprudente o mejor dicho, no lo haría sin que el me lo pidiera. El contacto era mas frio de lo común ¿acaso era por el tiempo? Lo ignoraba completamente pues no había notado nada hasta este momento. Un gemido leve salió de sus labios sin poderlo controlar al sentir el contacto sobre mi cuello, todo parecía ser diferente, algo con poco sentido, me había perdido en algún lugar de la habitación.

Observe la cinta que coloco en mi cuello y pase mi mano por esta observando como se alejaba Skender y sin preguntar nada mas continúe posando para aquellas fotos.
Amelia Mijalkov
Humanos 3

Volver arriba Ir abajo

Re: So darkness I became | Amelia M.

Mensaje por Skender Drăghicescu el Mar Sep 20, 2016 5:30 am


El vampiro se permitió el lujo de guardar silencio mientras la modelo respondía a sus interrogantes. La mente inmortal contaba con una memoria privilegiada, por lo que para él era difícil perder el hilo de la conversación.

Cuando se hubo encontrado detrás del lente y Amelia con una gargantilla cubriéndole las heridas, se relamió los labios como si así pudiera saborear mejor el carmesí que habitaba dentro del cuerpo de la rusa. Sono el "click" de la cámara y a continuación, su voz en un francés que deltaba cierto acento: —¿Y tú crees que es un mal vicio, Amelia?— frunció el ceño, captando el erotismo atemporal en el cuadro—En tus prácticas sexuales, ¿alguna vez comprometiste tu integridad? Podemos asumir que el alcohol y las drogas sí lo hacen, pues tienen cierta repercusión física— frunció el ceño—. Aunque, con la debida prudencia, les consideraría un buen empujón.

La diestra de Skender se extendió hacia Amelia Mijalkov en un ademán caballeroso.

—Colóquese de pie, por favor—
pidió, con la mirada profundamente clavada en ella. La sangre en el pecho femenino llamaba al tacto del rumano—. Siempre he preferido las posiciones de dominio, por lo que elegiría ser el predador— alzó una ceja—. Sin lugar a dudas— cuando sus dedos se encontraron con los de la modelo él hizo lo propio y extendió su mano opuesta hacia la ventana, en una invitación—. Abre las cortinas y apóyate en el vidrio— los edificios resaltaban entre la negura de la noche como mil luciérnagas, cosa que le sacó una sonrisa al señor Draghicescu—. Adoro esta ciudad, es como si estuviese enterrado en ella— fue ese un chiste interno sobre una de las  identidades que tuvo décadas atrás, Sebastian Remington. Él mismo "se" enterró en un ataúd falso e incluso tiene una lápida en el cementerio. París tenía un lugar especial en su corazón imortal, y buscaba honrarla con lo único que le haría justicia: la belleza de una mujer. Skender creía que los lugares, como las personas, tenían personalidades y la de París era una de sus favoritas. Le gustab, también, el temperamento de la Ciudad de México y adoraba, desde lo más profundo de su ser, la familiaridad que le inspiraba Transilvania.

—Tienes madera de presa— apreció, esbozando una mínima sonrisa y volviendo a su trabajo detrás de la cámara. Los tatuajes en sus brazos resaltaban en contraste con su piel pálida y se veían incluso más oscuros en la luz nocturna.

Skender Drăghicescu
Vampiros 1

Volver arriba Ir abajo

Re: So darkness I became | Amelia M.

Mensaje por Amelia Mijalkov el Sáb Sep 24, 2016 5:44 am

¿Qué creía de aquello? Creía muchas cosas pero no sabia que tan ciertas o buenas eran cada una de ellas. Mi percepción de las cosas podría distorsionarse con cada acto que había hecho, había perdido el control por mucho tiempo, respire profundamente antes de responderle cualquier cosa –Realmente no lo sé, después de ello, después del abuso de todas esas sustancias no recuerdo mucho de lo que he hecho así que, muy prevalente lo hice…– susurre esto ultimo pues el solo hecho de pensarlo me daban escalofríos no quería ni siquiera pensar o tratar de recordar aquello –¿Tu que piensas de eso?– lo observe de forma curiosa mordiendo mi labio inferior para después regresar aposar para su foto.

No quería recordar aquellos tiempos, no quería que el pasado regresara a mi y mucho menos en estos momentos de mi vida en lo que todo parecía que tomaba un buen rumbo, que tomaba un rumbo hacia un buen camino con mi familia a mi lado, eso era lo único que me importaba hasta este momento, pero, también tendría que reconocer que no podía hacerlo sola y gracias a todo tenia a Eli que siempre me ayudaba.

Tome su mano de forma delicada para levantarme con cuidado de no manchar nada con el liquido que tenia en mi pecho, escuche con atención su indicación y termine por soltarla, el tacto fue frio, tal vez era el clima a pesar de que no lo sentía del todo. –Creo que a la mayoría nos gusta tomar el poder, sin embargo no siempre se puede– me encojo levemente de hombros. Abrí las cortinas, observando levemente la ciudad y después me apoye en el vidrio como así lo había perdido, el frio del cristal hizo que mi piel reaccionara al tacto y lance un pequeño suspiro. –La ciudad del amor tiene cierto encanto– con el tiempo había aprendido a querer a la ciudad, contrario al primer día que solo quería dejarla y regresar a Rusia.

Mi mirada se fijo en sus tatuajes por un momento para después mirar al lente, como si pudiera ver a través de este s Skander –¿Qué tipo de presa seria para ti?– pregunte con la mayor naturalidad, pues había presas fáciles y otras difíciles, las curiosidad de saber que tipo de presa seria para él me inundaba. Sentía el vaivén de mi pecho, me gustaría saber que estaba captando él –¿Cómo me cazarías? Por decirlo de una forma– una sonrisa juguetona se asomo puesto que, esta platica era fuera de lo normal y también entretenida.
Amelia Mijalkov
Humanos 3

Volver arriba Ir abajo

Re: So darkness I became | Amelia M.

Mensaje por Skender Drăghicescu el Sáb Sep 24, 2016 9:20 am



—Yo creo que un mal vicio sólo debería considerarse de esa manera si causa dolor— alzó una ceja—. De lo contrario suelen traer alivio, son un escape de la realidad a la que a veces uno debe dejar de ver—los dedos del vampiro acariciaban el plástico de la cámara en cada toma, delatando con sus gestos y sus palabras que no era ajeno a los demonios que hundieron a Amelia, pero que los sabía controlar. Por supuesto, al ser una criatura inmortal tenía una ventaja inmensa.

Skender Draghicescu dejó salir una risa y negó en un gesto.

—Depende de quien seas— se encogió de hombros. Él por naturaleza era un predador y se negaba a ubicarse en otra posición que no fuera esa. No dijo más porque creyó que era demasiado pronto para revelar a la señorita Mijalkov su verdadera naturaleza, la incertidumbre sería parte de su juego. Una chispa de entusiasmo se asomó en su mirada y bajó la cámara, inclinó después el rostro unos centímetros hacia la derecha, como un felino curioso—¿Te enamoraste en París, Amelia? No me digas que eres víctima de ese odioso cliché— las comisuras de los labios del vampiro se alzaban en una sonrisa sarcástica, pero gentil, que adoptó un tinte más macabro al enfrentarse con el siguiente cuestionamiento de la señorita Mijalkov.

Tomó una bocanada de aire y dio un paso hacia Amelia, sin excusa ni justificación alguna.

—Ambigua— susurró—, porque no sabría si me estás invitando o repeliéndome. Verás, en la naturaleza, las presas son muy fáciles de identificar. Nuestros vecinos, los animales, son un ejemplo perfecto, tienen muchos mecanismos para decir "no me toques"— se humedeció los labios—: colores especiales o camuflajes— corrió un par de mechones de su cabello hacia atrás, acercándose un paso más a la humana—. Tú no te valdrías de esas estrategias— las palabras se deslizaban entre sus labios con una calma que inspiraba tanta anticipación como alerta—. Me atrevo a adivinar que serías más un agente de confusión...que no querría hacerlo tan sencillo como perseguirte.  Y yo, por supuesto, intentaría buscarte el punto débil, aún estando amarrado a tu meñique, porque adoro los acertijos.

Soltó una risa y repentinamente se escuchó el "click" de la cámara. Colocó ambas manos sobre los frágiles hombros de Amelia Mijalkov, todavía sonriente, y cuestionó: —¿Así, te gustaría ser una presa?— chasqueó la lengua y apuntó una pequeña mesa al lado de ambos—Ahora, por favor, siéntate allí. Será la última toma. Después podriamos pasar el tiempo en algo menos laboral, si te apetece.


Skender Drăghicescu
Vampiros 1

Volver arriba Ir abajo

Re: So darkness I became | Amelia M.

Mensaje por Amelia Mijalkov el Sáb Oct 01, 2016 1:10 am

–Puede que tengas razón pero, muchos de esos escapes no son del todo buenos–, eso era algo que me había costado aprender y si no fuera por mi hermana ya estaría en el fondo con cada una de estas cosas. Las palabras de Skender había llamado mi atención e hizo que mi curiosidad despertara un poco mas –¿Haz tenido vicios?– todo el mundo solíamos tenerlos en ocasiones pero no nos percatábamos de ello hasta que era muy tarde –Si no quieres responder no lo hagas, no quiero ser entrometida– no por el hecho de yo responderle el tenia que hacerlo puesto que teníamos cosas personales que preferíamos guardarnos.

Sonríe –En ese caso es claro que seria un presa– si otras criaturas existían como eran los ángeles, no podíamos ser la punta de ellos sino que los humanos nos encontrábamos mucho mas debajo de los demás. La siguiente pregunta me saco de mi puesto que era algo que no esperaba –El cliché de mi vida es que solo me he enamorado en Rusia, de mi familia, son las personas que mas amo…– susurre esto ultimo –Jamás me he enamorado de alguien fuera de ese contexto– tal vez eso podría ser algo triste para algunas personas pero ¿por qué? No podía entender lo que las personas sentían a otras ajenas a su circulo familiar por el hecho de que jamás lo había sentido, jamás me había pasado aquello. Lo observe fijamente por un momento puesto que no sentía que fuese algo malo en absoluto, que fuere algo fuera de lo común o que fuera la única persona que había pasado por ello. Había sentido atracción por algunas personas pero eso no se transformo en amor.

Estaba tranquila escuchando cada una de sus palabras ya que tenia bastante razón, sus palabras tenían la verdad en cada una de ellas y su cercanía no me molestaba. Mis labios adoptaron una sonrisa y moje mis labios con mi lengua –Seguro que serias un gran predador, mucho mas porque tienes una forma especial de ser y eres decidido. Eso es algo bastante bueno. Y créeme que yo no te pondría las cosas nada fáciles– me gustaría pensar que no seria una presa fácil, me gustaría pensar que podría salir de cualquier cosa que se atravesara ante mi pero mentiría. Mentiría al decir que puedo con todo puesto que como Skender lo dijo; tengo un punto débil, todos lo tenemos.

Me encojo de hombros –No es lo que me gustaría pero, se que es lo que podría ser– no quería imaginarme una realidad en donde esto podía cambiar puesto que sabia que no seria de esa forma. Observo la mesita y asiento realizando lo que él me pide –Me parece perfecto– me siento en la mesa para continuar con las fotos.
Amelia Mijalkov
Humanos 3

Volver arriba Ir abajo

Re: So darkness I became | Amelia M.

Mensaje por Skender Drăghicescu el Lun Oct 10, 2016 1:23 am


Los labios del vampiro se humedecieron con gustosa curiosidad y a continuación se arquearon en una sonrisa de la misma naturaleza.

—Claro, muchas cosas me han causado dolor— se encogió de hombros—, pero mis vicios han sido diferentes a los tuyos, Amelia. Yo he manejado con gracia los fármacos y el sexo: mi debilidad son las personas, me angustia lo estúpidas que pueden llegar a ser y que seguramente lo harán— salió un atisbo de su personalidad, sin la capa de azúcar que había vestido con fines persuasivos. Lo cierto es que skender era un recipiente de odio, un frasco de veneno dispuesto a matar a todo el que fuera demasiado tonto para advertir lo que ocurría en la sociedad y el sentido del que carecía. El rumano sintió una pizca de vulnerabilidad y se aclaró la garganta, arqueando una ceja después de propiciar otra pulsada al botón de la cámara—. No eres entrometida, querida, es perfectamente entendible que sientas curiosidad a ese respecto. Tú has respondido todas mis preguntas— asintió, frunciendo el ceño ligeramente y acercándose más a ella para lograr una mejor toma.

Skender Draghicescu  soltó una risa cargada de pura satisfacción y bañada en malas intenciones que se supieron esconder entre las notas de su voz europea. Los dedos largos y esqueléticos pertenecientes al vampiro se deslizaron entre las fibras de su cabello castaño, llevándolo hacia atrás en un movimiento reflejo.

—¡Eres una de las afortunadas!— él mismo había sufrido por mal de amores, le resultaba difícil creer que una mortal como Amelia no se hubiese enamorado jamás. Aunque el escenario cogió sentido cuando recordó que la existencia de la modelo había sido muy corta—¿Jamás conociste a nadie o nunca te sentiste interesada en esos pesares?— cuestionó, con curiosidad.  

Asintió ante las palabras de la rusa y se dispuso a realizar su tarea sin decir mucho más. Hizo unas pocas tomas, que le llevaron poco tiempo, y a continuación depositó la cámara en su escuche y cogió un cigarrillo. Lo encendió y le dio una calada.

—Aquí le espero mientras se cambia, señorita Mijalkov—
dejó salir el humo y luego vistió una sonrisa de perdón por haberla tratado con aquél formalismo una vez más.




Skender Drăghicescu
Vampiros 1

Volver arriba Ir abajo

Re: So darkness I became | Amelia M.

Mensaje por Novy Paradak el Miér Nov 02, 2016 8:16 pm


Hotel LeBlanc


Habían planeado el ataque por varios meses ya, la suerte había estado del lado de aquel grupo de cazadores que se hacían llamar Novy Paradak, el Hotel LeBlanc admitía a cualquier clase de huéspedes sin hacer ningún tipo de investigación de estos, lo que les había brindado la oportunidad de meterse en las vidas de todos los habitantes del la fuente sobrenatural más grande de París, el tiempo había sido duro pues conseguir la información que requerían no era del todo sencillo, aquellas asquerosas criaturas eran celosas con la información que dejaban ver acerca de si mismos, pero ellos estaban entrenados, eran pacientes y sabían moverse entre las sombras para conseguir lo que querían.

Una pequeña lista se había formado hasta el momento, no podían arriesgar demasiado, sus identidades debían permanecer ocultas ahora más que nunca si querían que las cosas fueran de la forma deseada, extinguir las razas era un proceso lento que ellos disfrutaban, dedicando sus vidas y familias de forma plena.
Aquel par de cazadores junior se abría paso entre los altos arboles del bosque, con destino directo al interior del Hotel, a su zona mas íntima. Estaban agotados pero satisfechos, la sangre manchaba los ropajes especiales del grupo, habían logrado vencer a un ángel de alas negras, un caído, una tarea nada sencilla por su puesto, pero habían tenido la ayuda de aquellos puñales de metal negro, bañadas en un veneno que había debilitado a su oponente lo suficiente para poder terminar con él. El resultado había sido lamentable en realidad, si aquella ofensiva criatura hubiera sobrevivido hubieran podido ir a la base junto con este para pasar más tiempo torturándole y de ser posible sacar información valiosa y mortal para su especie. El día de hoy era una prueba continua para estos aprendices. Sus siguientes víctimas... Amelia Mijalkov y Skender Drăghicescu estaban por recibir una sorpresa. La humana solo comentió el "error" de estar ligada sanguineamente a una caída, mala suerte.

Se escabulleron con la habilidad de una serpiente, el par de cazadores aprendices acompañados por 2 veteranos que solo mirarían y ayudarían en caso de estar en peligro el anonimato del grupo. No fue difícil llegar al piso de esa habitación. Una vez frente a la puerta ambos aprendices encienden sus espadas y con ayuda de una linterna potente de luz solar se adentran a la habitación, destrozando la puerta en el intento. Lo que se encuentran los deja pasmados unos segundos pero recuperan su pose - Pero miren que tenemos aquí... algo de libertinaje. Mala noche para encontrarse tan vulnerable señorita Mijalkov - dice uno de ellos mientras con la lámpara ciegan a la humana y debilitan enormemente al vampiro, no es una luz normal. Ambos arremeten con sus victimas...


OFF-ROL
+ El ataque es dirigido a AMBOS pjs.
+ No hay forma de pedir ayuda, están solos en esto.
+ Deberán tirar el dado "DEFENSA" en su siguiente post (1 sola tirada) Posibles resultados numéricos:
- -  Defensa < Ataque = Recibes daño = Uno de los cazadores junior te llevará.
- -  Defensa > Ataque = Esquivas daño = Recibirás un daño leve y los cazadores se retirarán.
+ Deberán tirar dado primero para saber qué resultado saldrá, y en un post POSTERIOR rolearán los efectos del mismo.
+ DUDAS: Leer el Anuncio Global


The Hunters

Code by Vladimir Dragotzky. Propiedad de Hotel LeBlanc 2016
Novy Paradak
Admin

Volver arriba Ir abajo

Re: So darkness I became | Amelia M.

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 8:35 pm

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.